Cómo elegir hornos industriales

Cómo elegir un Horno Industrial


¿Necesitas comprar un horno y no sabes cuál? El siguiente artículo tratará de orientarte hacia la adquisición de la maquinaria que mejor se ajuste a tus necesidades, a partir de una serie de ítems y preguntas que deberás de hacerte, para finalmente encontrar el producto que más se adecue a ti y a tu negocio.

pan-cereales

Para empezar, lo primero que tienes que comprobar, es el lugar donde ubicarás el horno. Parece lógico ¿verdad? Pues esto que a simple vista parece ser lo más razonable, a menudo no se tiene en consideración, y es cuando al llegar con tu nuevo producto, te das cuenta, que no cabe en el espacio que tenías pensado. Nuestra recomendación es que pienses bien el lugar, y una vez decidido, toma las medidas para saber exactamente el espacio con el que cuentas.

Un segundo punto a tener en cuenta es que tipo de potencia necesitas. La conexión de los hornos puedes ser de tipo Monofásico o Trifásico. Si es un domicilio familiar o privado, lo más seguro es que dispongas de una conexión monofásica, ahora bien, si estamos hablando de un local de negocios, cocina o otro tipo de establecimiento -con instalaciones con varios aparatos electrónicos enchufados y un gasto en potencia elevado- lo más probable es que tengas una conexión trifásica. Esto es algo muy importante, que debes saber, puesto que o bien no tendrás la suficiente energía para enchufar todos los aparatos, sobrepasando la potencia que tenemos contratada y haciendo saltar los plomos, o si instalas una fuente de energía inferior a una de más potencia, esta podrá quemarte la maquinaria. Para valorar la potencia que necesitas, y calcular la potencia a contratar, debes sumar las potencias de los equipos eléctricos que utilizas en el mismo momento, y sumarle el factor de simultaneidad que va entre el 0’3 y el 0’5. El resultado obtenido te orientará para saber que potencia contratar. No te preocupes: puedes llamar a tu compañía eléctrica para realizar los cambios necesarios.

El tercer criterio que debes de analizar, es el tipo o tipos de producto que necesitas cocinar: ¿Bollería industrial, pre-congelados, pan, bizcochos, pizzas, comida artesanal, etc.? En función del alimento con el que vas a trabajar, vas a necesitar un tipo de cocción u otro, ya sea de convección, estático o mixto; puesto que no es lo mismo trabajar con productos pre-cocinados o congelados, que  trabajar con productos con elaboración y producción propia, con unas características, tiempos de producción y temperatura de cocción.


Este punto también te ayudará a analizar, según el tipo de cocción; si necesitas que sea un horno con o sin humificador.



horno

¿Para qué sirve el Humificador? El control humificador, aporta humedad a la cavidad interna del horno de manera homogénea y controlada. Este, puede ser con sistema automático o manual y es lo que le  dará el toque final a tu producto, mejorando su aspecto en cuanto a la textura, color y brillo, del mismo. Son ideales en productos pasteleros: panes, masas.

Llegados a este punto, lo siguiente que deberás analizar, es qué volumen de producción necesitas cocinar a diario. Según la cantidad y la frecuencia –intensiva o moderada- necesitarás un tamaño de horno u otro. El horno industrial y el horno doméstico, no están creados para realizar las mismas funciones, así como tampoco no están pensados para realizar las mismas cantidades. No están igual de preparados ni tendrán el mismo tiempo de vida una maquinaria utilizada para uso particular, que un horno con una explotación masiva.

A partir de aquí, las siguientes elecciones podrán ir en función de tu presupuesto y tu comodidad: pantalla táctil, control automático, seguridad, etc. Son características y funciones que se amoldarán a tus criterios de gusto y bienestar.




Te recomendamos:


  • La función de memoria de programación; si necesitas cocinar variedad de productos, con diferentes temperaturas y tiempos. Esto facilitará y acortará los tiempos de producción en el trabajo.

  • También recomendamos elegir entre hornos que tengan un buen grosor de vidrio y un buen aislante interno para mayor seguridad de tus empleados. Así como el sistema de apagado automático, que aparte de prevenir cualquier accidente, es una función de control y de ahorro energético.

  • Sistema de limpieza: dentro de nuestra gama de productos de alta gama, tenemos hornos con sistema de limpieza automático. Si tu horno, no cumple con estas características, no te preocupes, tu aparato puede tener un largo tiempo de vida, siempre que, periódicamente, realices un buen mantenimiento. Hay hornos con sistema Pirolítico, es un sistema de limpieza, que consiste en poner al máximo de temperatura el horno, durante un tiempo. Lo que hace es carbonizar, cualquier substancia o residuo que haya caído en su interior. No es un sistema que nosotros recomendemos. A continuación te doy unas indicaciones, para que puedas hacer un correcto mantenimiento de tu horno, sin necesidad de grandes esfuerzos:

    • Aproximadamente cada 3 meses (esto irá en función del uso que le des a la maquinaria)

      • Saca todas las bandejas del horno.

      • Con un trapo quita todas las migas, y rastros de comida, que estén sueltas dentro del horno.

      • Coge uno de los productos para horno, que venden en cualquier droguería o supermercado, y úntala bien por toda la parte interior del horno. Déjala actuar durante unas horas. (según indicaciones del prospecto)

      • Pasado el tiempo indicado, con servilletas o rollo de papel, ve extrayendo poco a poco todo el producto. Una vez sacado, coge un trapo húmedo y repásalo, tantas veces sea necesario, hasta que no quede rastro del producto. Podrás comprobar que tu horno luce como si fuera nuevo.


Esto es todo, esperamos haberle aclarado un poco los esquemas, y recuerda qué, siempre que lo necesites puedes ponerte en contacto con nosotros, nuestro equipo de profesionales estará encantado de ayudarte, en lo que necesites. También puedes ver nuestros vídeos de presentación en nuestro canal de youtube.